23 octubre 2009

Sobre la libertad

En la anterior entrada hablaba del conocimiento y en este de un tema que relacioné, la libertad.

¿Cuando se considera una persona o una cosa libre?

Empezaré por lo último y el tema del software libre, por ejemplo, que goza de cuatro libertades.

0 - la libertad de usar el programa, con cualquier propósito.
1 - la libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo, adaptándolo a tus necesidades.
2 - la libertad de distribuir copias del programa, con lo cual puedes ayudar a tu prójimo.
3 - la libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie.

Todo software que nos permita hacer esto será libre y aquel que no podamos compartir, estudiar, hacer copias o usar como queramos será privativo, cerrado, comercial e interesado.




En cuanto a las personas es otro tema; repasando algunos textos que he visto en internet y según Isaiah Berlin hay tres tipos de libertades personales, la libertad negativa y la libertad positiva que se divide a su vez en la posibilidad de elegir entre múltiples opciones y la libertad de estatus ante un grupo o colectivo. La libertad negativa se define que tiene un individuo porque nada restringe su acción.

Para Hayek la verdadera libertad no consiste en la riqueza de oportunidades sino en la manera de elegir responsablemente aunque las circunstancias muy desfavorables o restrictivas; con esta regla de tres pienso que cuando condena a una persona a prisión su libertad dependería mucho del concepto que tiene de la misma y lo mismo que Victor Frank y su experienca en el campo de concentración donde estuvo internado dieron lugar al libro El hombre en busca de sentido.

Pasando a otros temas ¿Somos libres realmente o dependemos no sólo de nuestras circunstancias sino también de nuestra identidad?

Muchas personas tienen miedo a ser libres, a pesar por ellas mismas, les cuesta trabajo y prefieren dejarse llevar; son personas propicias a dejarse engañar por la publicidad que dicen que con un buen coche o una buena casa (en la que hipotecaran los mejores años de su vida) al final serán felices. Poca gente se para a pensar que deberiamos cultivar y desarrollar nuestras potencialidades, ser mejores personas, autonomía personal, verdadero gozo de vivir acorde a la naturaleza y a los demás.

Una regla sería estar antentos a lo que hacemos y dejamos de hacer, como afecta o causa daño ahora o en el futuro, de esa manera seremos responsables con nuestra libertad, porque muchos quieren tener todos los derechos y ninguna responsabilidad.

1 comentario:

Ivan Federico Sergei Malevoski dijo...

Tras los actos de Villablog cree este blog para mis poemas y mis cositas... Espero sea mi casa y la de todo el que la quiera visitar durante mucho tiempo.

Saludos, Ivan F Sergei Malevoski.
www.unrusodepueblo.blogspot.com

Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +