14 noviembre 2012

Amazon 1 - Google 0


Ayer pasó algo que estaba esperando desde hace varias semanas, incluso diría meses si pienso en el tiempo que llevo decidiendo cambiar mi teléfono. Con más de dos años, ya me da fallos de infarto, como por ejemplo apagarse por las mañanas antes justo de que suene el despertador. Realmente ya he perdido la cuenta de las veces que desesperado ni lo apago con los botones cuando se me bloquea, sino que le quito la pila varias veces al día para repetir el proceso.

Pues bien, ayer Google sacaba a la venta un teléfono y se agotó a los pocos minutos en el único sitio donde se podía comprar; su tienda online. Mira que había dejado mi correo para que me avisaran, bueno, pues ni esas, cuando le dí al enlace no tardó ni 5 minutos en desaparecer la opción de compra, otros clientes fueron más rápidos que yo. Hay varias críticas de lo sucedido y el plazo de entrega en el futuro está indicado como "varias semanas", a saber... "pues no, no espero más" -me dije- y dicho y hecho, empecé a navegar por la tienda de Amazon a ver si encontraba alguna ganga parecida, o por lo menos de las mismas características, pero no, los precios eran el doble al teléfono agotado de Google, y aunque estuve a punto de la desperada comprar alguno caro, aguanté.

Una vez que llegué a casa al medio día, y luego por la tarde, seguí buscando y buscando, pero ninguno me seguía convenciendo. Salí de la tienda y me puse a leer otras páginas webs de otros asuntos y, sorprendentemente o no, en los lugares donde estaban en los anuncios empezaron a aparecer ofertas de móviles de Amazon. En este punto me di cuenta de que esta empresa había mandado la caballería ligera a por mí, dándose cuenta de que había estado mirando muchos teléfonos móviles por la mañana y que era un potencial cliente. Pero resistí, mis defensas eran fuertes, o al menos creía que lo eran, que estaba muy seguro y que no me dejaría llevar por primeras impresiones.

Sin embaro, esta mañana Amazon, decidió atacarme esta vez con la artillería pesada, y nada más despertar, no eran ya anuncios contextuales en las webs, no, esta vez me mandó un correo torpedo con una lista de teléfonos que tenían para mí, repasé la lista sin mucho entusiasmo hasta llegar al último y ... sopresa, estaba muy bien de precio para lo que ofrecía, además tenía un diseño muy llamativo... decidí investigar... leía y las críticas eran bastante buenas, el precio original de hace un año era de 300 euros, y ahora se vendía por poco más de la mitad; además estaba lleno de complementos como un brazalete para ir a correr, aguantaba sumergirse en el agua y golpes duros. ... etc. Caí rendido ante el Xperia Active, parecía que estaba hecho para mi estilo de vida actual. Hice el pedido!!

Amazon 1 - Google 0


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +