28 abril 2015

Mis amigos de Couchsurfing

Hace tres años, casi por casualidad descubrí el Couchsurfing, acogí a un chico italiano, Roberto, el cual ahora es un gran amigo y desde entonces no hemos perdido el contacto, es más, de vez cuando vuelve a España y pasa por mi casa y con alegría le recibo.

Para quienes no esté familiarizado con este movimiento os cuento que consiste en acoger o ser acogido en casa de un extraño para dormir durante dos o tres días mientras conoce la ciudad de acogida, todo de un modo desinteresado. Eso en la mayoría de los casos, en otras ocasiones pueden estar de paso por motivos de trabajo o estudios. O incluso son gente de mi propia ciudad que buscan compañeros para realizar actividades como running es la manera como conocí a Miguel y desde hace un par de años quedamos para correr en el río, junto a la escultura de Chillida.

Miguel running en el paseo Colón junto a la escultura de Chillida
Miguel running en el paseo Colón junto a la escultura de Chillida
Cuando cuento esto a alguien suelen preguntarme si me puedo fiar de esas personas a las que incluso, a veces, les he dejado la llave de mi piso mientras trabajo, pero solo es cuestión de referencias y comprobar sus perfiles en la web donde se anuncian. Si es una persona con ninguna referencia y además su perfil está incompleto o es muy nuevo ando con cuidado y siempre estoy en casa si le acojo, pero claro, esto pasa como cuando no tienes experiencia en tu vida laboral, muy poca gente se atreve a contratarte si nadie lo ha hecho antes.

Roberto Rossi de Turín (Italia), mi primer invitado couchen 2011 en el Álzacar de Sevilla
Roberto Rossi de Turín (Italia), mi primer invitado couchen 2011 en el Álzacar de Sevilla
Hace poco un amigo me preguntaba también que aunque domir era gratis ¿Quien pagaba la comida u otros gastos? Es algo que no está escrito, simplemente le ofreces el sofá donde puede dormir y si le ofreces compartir tu comida, generalmente los invitados te ayudan a prepararla, fregar los platos e incluso si hay que ir al supermercado, sin decir nada suelen compartir gastos.

En Couchsurfing además de las dos posiciones que puedes adoptar: ser un visitante o un anfitrión, en éste último caso puedes tener abierto tu perfil diciendo claramente que estás dispuesto a acoger a alguien, lo que significa que te van a llover las solicitudes, o puedes tenerlo cerrado y ser tú el que escoges a los viajeros que buscan un sofá para dormir en tu ciudad; personalmente prefiero tenerlo cerrado porque hay mucha gente que confunden el couchsurfing con su parte más superficial que es la de no pagar hotel y dormir gratis, cuando realmente es compartir experiencias, cultura y conocimiento. También conoco a gente que se apuntó a la web y, cuando veo que nunca ha acogido a nadie, le pregunto y me contesta que realmente es que le da "pereza" tener que estar pendiente de alguien las 24 horas del día aunque solo sean dos o tres días, pero se vuelve a confundir quienes piensan de esa manera porque cada persona es libre y sabe que la única obligación "no escrita" del anfitrión es la de dejarte un sitio donde poder pasar la noche, el resto del día uno se lo organiza como puede, es libre e independiente para ir donde quiera y con quien quiera como quiera, el anfitrión puede ofrecer tu ayuda o incluso tu compañía para enseñarte su ciudad, lo cual significa un regalo y serás afortunado, pero en muchos casos nosotros, los que ejercemos de anfitriones tenemos obligaciones laborales, familiares o de otro tipo que no siempre nos deja mucho tiempo.

Stingj de Bélgica y yo en el mirador de las Setas de Sevilla
Stingj de Bélgica y yo en el mirador de las Setas de Sevilla

Por eso tengo mi perfil cerrado a invitaciones para poder elegir que tipo de persona me gustaria acoger en mi casa, sobre todo evito a los jóvenes estudiantes tipo erasmus que solo piensan en salir, divertirse y enborracharse o los que quieren conocer lo más típico de Sevilla como un tablado flamenco o ir de tapas. No, prefiero personas tranquilas, conversadoras y a la vez independientes con otros tipo de intereses, ya sean sociales, artísticos o incluso filosóficos.

¿Y que salgo ganando de todo esto?

¿Por qué la gente se empeña aún en pensar en términos de ganancia y pérdidas... materiales?
Si lo hago es porque lo que "gano" son satisfacciones, autoconocimiento y me abre la mente a otras formas de vivir y culturas, razono más el porqué hago las cosas de una manera diferente a como otras personas fuera de mi entorno viven o piensan.

Andrey de Rusia y Nayim de Barcelona, mis últimos couchs en Abril 2015
Andrey de Rusia y Nayim de Barcelona, mis últimos couchs en Abril 2015

Publicar un comentario
Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +