26 noviembre 2013

SartUp Battle, Una experiencia inolvidable y enriquecedora SWSevilla

Este fin de semana he asistido como participante en la StartUp global Battle de Sevilla, un evento que trata de convertir en tan solo 54 horas ideas y proyectos en empresas con futuro.

Ya había pasado por algo parecido en la iWeekend de Sevilla de hace cuatro años, y esta nueva experiencia se ha multiplicado lo que sentí en aquella ocasión; y, aunque esta vez mi proyecto no tuvo aceptación ni conseguí votos para sacarlo adelante, si he podido trabajar codo con codo con otros participantes que se convirtieron en mis amigos desde el primer minuto en el que me senté a su lado.

Es una experiencia que recomiendo a cualquier persona, independientemente si lleva o no una idea que exponer para formar una proyecto de negocio; tanto si se trabaja con algo propio, como si la tienes que desechar tu proyecto y unirte a otras ideas ganadoras; aprendes a colaborar, a ser flexible, a ser tolerante, aceptar consejos, y también saber darlos. Pone al límite tus capacidades y habilidades para sacar el trabajo a contrareloj.

StartUp Global Battle Sevilla
Sala que EUSA nos cedió para celebrar la SWsevilla
En mi caso y también creo que le habrá pasado a muchos de mis compañeros, se pasa por tres momentos de crisis, primero el mínuto que te dan para exponer, micrófono en mano, un proyecto en el que crees podrá ser algo con futuro o necesario; convencer en ese breve instante de tiempo en el que tanto has trabajado y ensayado que otras personas se sumen o te voten. pero luego ... vienen los nervios, cambian las reglas y yo me quedé en blanco. Una sensación de fracaso te inunda y tus pensamientos van desde el ... me lo tenía que haber preparado mejor, "no me han entendido", "la gente no está madura para esta idea tan revolucionaria" jeje, etc,

El siguiente momento de crisis que viví fue cuando se eligieron los 14 proyectos y empezaron a formarse los grupos de trabajo, mínimo tenian que ser de 4 y máximo de 6, y veía como, por mi perfil, cada vez me estaba quedando más solo, ya que lo que más se demandaban eran los programadores y los diseñadores de aplicaciones; en un primer momento me dirigí a una de las ideas que mas me gustaban, pero cuando les dije que podría llevar la parte de marketing, comunicación o redes sociales, me dijeron que para llevar el facebook, lo hacía él solo. Así que seguí deseseperadamente viendo a quien podría ser útil, en esos momentos se acercó un joven y me dijo que le gustaría contar comingo, pero en la vida también hay que saber elegir y por determinadas circustancias que no voy a decir aquí, por lo que habia observado o tal vez, por decir que la idea no me convencía, preferi rechazar la oferta; en esos momentos oí que por el micrófono alguien pedía ayuda sobre alguna persona que pudiera hacer fotos, vídeo, etc, y no me lo pensé demasiado, había oído su proyecto y no me parecia mal, así que me aceptaron y ya tenia compañeros de grupo. Por fin pude relajarme un poco... pero mal pensé, porque a los pocos minutos el primer grupo, al que primero me había dirigido, los que me dijeron que para llevar el facebook lo hacian ellos solitos, me fueron a buscar y les contesté que me hubiera gustado mucho, pero ya me habia comprometido.

La verdad es que son momentos en los que se pasa muy mal, tienes que estar constantemente valorando cosas y a la vez siendo fiel a tu palabra, a tus compromisos y sobre todo a tus valores.

Cuando ya todo se ha tranquilizado y nos acomodamos en un espacio de  trabajo, comienza lo bueno, ver como podemos dar forma a la idea que un ganador pone encima de la mesa; nos repartimos el trabajo, Programación, Comunicación, Finanzas, Creatividad y ... a trabajar.

Por supuesto que nada de esto sale adelante si no estuvieran allí los mentores para pedirles consejos, nos daban sus opiniones, nos facilitaban documentos. Cada vez que nos quedábamos en blanco podíamos ir corriendo a por el especialista que fuera, ya sea de diseño como era Maximo, de exposición como era Pilo o experimentado en ideas de negocio como Dani. Tambíen pasaron por nuestra mesa Carlos de Ecommerce, José Antonio emprendedor, o el motivador Emilio Solis. No tiene precio y si lo tiene no hubiéramos podido pagarlo, como horas de consultoria, en la vida real.

El ser humano es algo increíblemente maravilloso, ¿Como es posible que cuatro desconocidos procendentes de distintos ambientes, cultura, edades, experiencia y gustos se puedan poner de acuerdo en algo?

Ginés, Javi, yo y Jorge, grupo WakeMe
Ginés, Javi, yo y Jorge, grupo WakeMe
En esas 54 horas no solo sale adelante una ilusión de "negocio" sino también se va creando un ambiente de confianza, historias personales, se habla de política de música, de deportes, aficiones, se va fraguando también una amistad, quien sabe si, con el tiempo, es parecida a esas amistades de campamentos de verano; pero os puedo asegurar que cuando se llegan al final de esas últimas horas del domingo, los cuatro al despedirnos, sentimos que algo en nosotros mismos ha cambiado. Hemos descubierto algo que va más allá de lo que habíamos imaginado.

Gracias Ginés, Jorge y Javi, mis compañeros de equipo por haberme sentido tan a gusto.
y gracias a Jaime, Lucía, Alberto, Marta, Ricardo y mucha gente más por haber hecho realidad que #SWsevilla haya sido un éxito.



Otras referencias a #SWsevilla

Diario de Sevilla: Salir a internet: El reto de crear una 'startup' en 54 horas
Jorge Galindo. El Startup, Weekend Sevilla.
Emilio Solís. Una idea y 54 horas - Startup Weekend Sevilla
Alt1040: Startup Weekend Sevilla: desarrolla una idea de negocio en 54 horas
Raúl Asencio Díez: Díario de vivencias de un fin de semana de emprendedores.
OscarSVQ: Mi experiencia y consejos en la Startup Weekend de Sevilla

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +