15 septiembre 2009

Libros peligrosos

El sábado pasado, una persona muy cercana a mí, cogió uno de mis libros en inglés y empezó a hojear sus páginas, lo poco que leyó en unos minutos fué suficiente para decir esto:
- Este libro es peligroso, si fuera la inquisición, lo quemaría-
No se lo he dicho, pero estoy seguro de que va leer esta entrada, pero esa frase me asustó y me dió pena a la vez; en el twitter-facebook la puse y reflexionaba de que algo tiene que estar en mal en la educación para que jóvenes bien formados puedan decir esas cosas de un libro.
¿Son los libros peligrosos? Tal vez son las ideas? Yo creo que no, tal vez la manipulación, la desinformación es lo que lleva al fanatismo. Es la unicidad de la visión de las cosas las que crea intolerancia hacia otros pensamientos.
El libro en cuestión es El espejismo de Dios de Richard Dawkins, el ateo confeso mas representativo en la actualidad y cuyas obras han sido prohibidas en algunos paises.
En este punto recuerdo de mis vacaciones en Berlin este verano que en la plaza Bebelplatz, donde los nazis en su día quemaron muchos libros por considerarlos peligrosos, hay un monumento que recuerda aquella trágica noche y una cita del poeta aleman Heine que dice:
"Donde se quema libros, se acaba quemando hombres".
De todas maneras soy un optimista cargado de esperanza y la prueba es que no me equivoco al considerar a esta persona muy inteligente. Al día siguiente, domingo, seguía leyendo el libro ( diccionario en mano para poder traducir bien el contenido) me sorpredí verle y le pregunté como iba, me contestó que iba por el segundo capítulo y que estaba seguro de que lo terminaría de leer; le he preguntado hoy, martes, como va su lectura y me ha dicho que pronto lo acabaría.

3 comentarios:

Juan Ruiz dijo...

Nono no considero que ningún libro sea peligroso, siempre y cuando tengamos la cabeza suficientemente amueblaba para saber realmente que estamos leyendo. Pero hoy en día, ese espíritu critico lo tenemos que estar desarrollando constantemente. Todos debemos realizar una labor importante de criba para saber lo que es valido o no y quizas nuestra sociedad esta haciendonos ciudadanos moldeables, conformistas y pasivos ante todo. Es solo mi reflexión, no se si te servirá algo. Saludos

Emilienko dijo...

Yo sí que creo que hay libros peligrosos, pero no que haya que quemarlos. En ocasiones he leído cosas que me han desagradado, o cosas que era más feliz sin saber.

No me gustan los libros sobre violencia, ni aquellos que describen sociedades del futuro catastrofistas. Me dejan con muy mal cuerpo para lo que me aportan como persona.

Al igual que alguien con fobia a la sangre no ve fotos de cirugía, creo que algunos libros deberían de venir marcados para advertir de que pueden imprasionar.

Saludos.

Argax dijo...

Los libros pueden ser peligrosos y dañinos. ¿Por qué? Porque pueden obligar a la reflexión, a enfrentarse a lo que hasta ahora había permanecido entre brumas, a afrontar las grietas de una postura vital que, más o menos acertada, es la que uno ha ido construyendo durante muchos años.
Por eso los libros son peligrosos para los que permanecen estáticos y cómodos, asentados en una única forma de ver el mundo, despreocupados de tener una postura real y reflexionada ante lo que nos rodea.

Me ha encantado la cita de Heine. Me ha puesto los pelos de punta en el contexto en el que la utilizas.

Un beso.

Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +