03 marzo 2009

La sabiduría práctica


Ayer, gracias a Humanismo y Conectividad, pude ver la última conferencia de Barry Schwartz en TED, ciertamente una de las conferencias mas aplaudidas y en la que fué interrumpido varias veces mientras hablaba, al final tuvo que subir al escenario como los grandes artistas y todo el público se puso en pié.
La verdad es que de lo poquito que pude entender, y gracias a la traducción del blog anterior me gustó mucho eso de no seguir siempre las reglas. Hoy he entrado en su página y me he descargado un documento en inglés en el que contrapone la psicología positiva de Seligman con la de Aristóteles.
Básicamente viene a estar en contra del primero al separar las virtudes y proponer que fomentemos las que mejor se nos dan, en vez de tratar de mejorar o conseguir las que somos defectuosos, ya que con las primeras podremo ser mas felices. B, Schwarz propone un neoaristotelismo para explicar que las virtudes y las foralezas dependen mucho una de otras y que hay situaciones en la vida que solo la experiencia nos puede ayudar.
Pone de ejemplo el caso de que haríamos si un día antes de la boda de una de nuestras mejores amigas, ella se pone el traje de novia que lucirá al día siguiente y nos pregunta que tal le sienta, pero vemos que realmente no nos gusta. ¿Decimos la verdad o tratamos de ser "buena gente" y mentirle para que vaya contenta?
En este caso no es el "deberiamos" hacer, no se trata de seguir las reglas pararnos un par de minutos antes de responder y basándonos en el conocimiento de nuetra amiga responder como se va a tomar nuestra respuesta, la personalidad, las circunstacias juegan aquí un papel fundamental. En este caso no tenemos que actuar de una forma práctica, porque la inteligencia práctica no sabe nada cuales deberian ser nuestro objetivo, sino la forma en como conseguirlos.
La sabiduría práctica tiene que ver mas con el discernimiento, la perspectiva y la imaginación. Requiere inteligencia social y emocional.
Para ser sabio no es suficiente conocer lo que deberíamos hacer, sino lo que queremos hacer.
Aristóteles, con el que está de acuerdo el autor, sugiere que la sabiduría se aprende, pero no puede ser enseñada. Esto significa que la sabiduría es producto de la experiencia:
One becomes wise by confronting difficult and ambiguous situations, using one´s judgment to decide what to do, doing it, and getting feedback. One becoms a wise practitioner by practicing being wise.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +