19 octubre 2016

Motivos para escribir

Pluma y papel
Foto: Álvaro Serrano - unsplash
Después de muchos meses, demasiados tal vez, me decido escribir. Motivos no me han faltado porque he pasado un verano estupendo con mi familia en la playa. He descansado mucho y he hecho nuevos amigos. Tal vez sea esa comodidad la que me haya hecho olvidar mi bitácora.

Pero volviendo a lo que siempre quise hacer de este blog, un lugar donde poner lo que veía, sentía o pensaba, se me ocurre esta mañana tres motivos para escribir.

El primero es relacionado con mi formación o aprendizaje de las cosas y mi situación como "Autónomo" o palabreja moderna llamada "Freelance".
Cuando éramos niños aprendíamos de los adultos, de los profesores en la escuela a leer o a saber como hacer las cosas y así continuó hasta que acabé en la universidad; luego en mis primeros trabajos siempre tenía otros compañeros o los propios jefes los que nos decían como seguir avanzando o manejar situaciones y labores en nuestros puestos de trabajo. Recuerdo que en una fábrica donde pasé bastantes años de mi vida, el primer día de trabajo pregunté, ingenuo al jefe, si disponían de algún manual o algo para saber como funcionaba aquella factoría, y casi se echó a reír diciendo que no, pero que con el tiempo y la ayuda de él y otros compañeros ya aprendería y así fue.

Ahora que trabajo solo, la autoformación es algo fundamental, no pasa día en el que tenga que enfrentarme a problema que resolver, buscar la soluciones o inventarlas "parcheando" lo mejor que puedo con mi creatividad y constancia; diariamente surgen novedades en todos los campos en los que trato de seguir adelante; el marketing, las redes sociales, el diseño web... pero también necesito tiempo para poder trabajar mis pequeñas "chapuzas", mis tareas de casa...
Así que ¿Cuando me paro a estudiar, a investigar, a trastear? Te das cuenta de que estás solo en el trabajo y en el aprendizaje. Alguno de vosotros podríais pensar que debería pedir ayuda a otros colegas o amigos, pero resulta que ellos también están agobiados por su tiempo y bastante hacen con seguir adelante como yo lo hago, o son tu propia competencia.

Parece que siempre seré lo que aspiro a ser: "un aprendiz que quiere ser artesano"

Segundo tema: La Competencia.

Leía ayer un artículo que criticaba la competencia, decía básicamente que la competencia conduce al sufrimiento.

la actitud de competir surge de una huida psicológica, huida cuyas raíces son el temor al fracaso, en sus diferentes variantes. Desde el temor a no ganarse el sustento hasta el temor a no ser valorado, a "no ser nadie", esto último es la peor de las semillas del sufrimiento, porque todos somos alguien, y todos somos valiosos. Con la competición, esos temores aumentan. Si se pierde, surge el temor al fracaso. Si se gana, surge una falsa sensación de seguridad que conduce al orgullo..., y que aumenta el temor al fracaso en un futuro inmediato o lejano.
 La verdad es que yo, que en estos últimos años me he metido en situaciones "competitivas" como los juegos virtuales Ingress / Pokemon Go, o cuando salgo a correr con mi amigo Miguel y "competimos" en carreras oficiales, me doy cuenta de que hay algo que no va bien; Va en contra del algunas filosofías que admiro como el Budismo y el Epicureísmo que están totalmente en contra de la competencia. Tal vez va siendo hora de ir frenando; ya lo hice al principio de verano dejando de jugar a Ingress y fue un alivio, o saber que este año no tengo que entrenar horas y horas para poder correr la Maratón de Sevilla. ¡Qué pérdida mas tonta de tiempo! y además fuente de sufrimientos.

Tengo que volver a mis aficiones que siempre me produjeron felicidad, la lectura, la escritura, el cine, etc.

Tercer tema: El cine y la película Corazón Gigante.

Anoche, en vez de salir a dar una vuelta a jugar a Pokemon Go e ir a "conquistar" gimnasios, me quedé en casa viendo una película dramática islandesa, estuve hasta las dos de la madrugada y fue maravillosa. Tal vez sea sólo eso, ficción, y no exista en la realidad tan buenas personas como el protagonista, pero sí he visto a lo largo de mi vida a personas que se han comportado y han sufrido como él. No digo más, os dejo el trailer y mi recomendación. Que tengáis un buen día.

Publicar un comentario en la entrada
Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +