14 abril 2007

Café filosófico: Meditaciones

Como ya comenté el mes pasado, estoy asisitiendo a un café filosófico en la Casa del Libro. Esta vez, en vez de venir de la calle con alguna pregunta o temas que nos preocupara, se pidió en el anterior encuentro que nos leyéramos un libro: Meditaciones de Marco Aurelio. (por cierto, acabo de descubrir que lo había comprado pero nunca llegué a terminar de leer hace 5 años. Lo había olviado completamente).
De los asistentes conocía a la mitad, había cuatro personas nuevas y otras tantas no asistieron la última vez que estuve, no hubo tampoco presentaciones, simplemente Gabriel explicó para la gente nueva en 5 minutos que consistía un café filosófico y que la dinámica de éste iba a ser distinta porque se había propuesto leer un libro. Siguió comentando las diversas ediciones que teníamos y que él tenía la versión "canóniga", según él, la mejor, la oficial. Luego pidió que leyéramos algún párrafo que nos hubiera parecido interesante y aunque yo tenía una treintena de anotaciones, preferí oir o comentar lo que otros leyeran a leer yo en público.
La verdad es que me faltaron tres páginas para terminar de leer el libro. La mayor parte de las críticas vinieron porque no había gustado mucho, una persona se quejaba de que su edición horrible, mal traducida; otro decía que era un libro sombrío, y Gabriel dijo que no era un libro para leer del principio al final, sino mas bien de mesita de noche, de abrirlo por cualquier página y leer alguna cita.

Los dos primeros puntos que se comentaron fueron referidos al placer, como negación y el no censurar el mal comportamiento de los demás.
8.10 "El arrepentimiento es cierta reprobación a uno mismo por haber dejado pasar algo útil. Lo útil debe de ser algo bueno por lo que tienes que preocuparse una bella y buena persona. Ninguna buena y bella persona se arrepentiría por haber dejado pasar un placer; el placer por tanto, no es algo útil ni bueno."
(...)
12.12 "No hay que censurar a los dioses porque no yerran en nada, ni contra su voluntad ni a propósito. Tampoco a los hombres, porque en nada yerran si no es contra su voluntad. En conclusión, no hay que censurar a nadie."

La verdad es que con respecto al primero entiendo que una parte de la vida es el placer y no estoy de acuerdo con Marco Aurelio de negar todo placer, entiendo mejor el concepto del placer de Epicuro. Y con respecto al segundo párrafo, el no censurar a nadie, lo entiendo mas como perdonar a los demás sus errores porque son sus fallos, y ni siquiera ellos lo saben o no lo hacen intencionadamente. (... sigo siendo ingenuo, lo sé.).

Se comentaron muchas otras cosas, la vanidad, la humildad, comparación con otros, etc yo tenía anotado esta que no leí:
4.24 (cita a demócrito) Si tienes la intención d estar contento, emprende pocas acciones. ¿No es mejor emprender las acciones necesarias y cuantas eliges y como ls elige la razón de una animal social por naturaleza? (2) Porque así se produce el contento, tanto por empreder bellas acciones, como por emprender pocas acciones. (3) Si uno se despoja, por no ser necesario, de la mayor parte de lo que decimos o hacemos estará de mejor humor y menos turbado. (4) Por ello hay que acordarse ante cada acción: ¿No será de las innecesarias? Es preciso despojarse tanto de las acciones no necesarias como de representaciones. Así tampoco irán estas detrás arrastrando acciones.

En otro orden de cosas se comparó el libro al de Monseñor Escriba "el camino" por su contenido en citas para comportarse de una manera recta. y se citó a Pierre Hadot como maestro para la interpretación y recuperación de los filósofos clásicos.

Para finalizar, Gabriel propuso tratar el tema de la muerte aprovechado una cita de Marco Aurelio (que no he apuntado, prometo estar mas atento) y preguntar si la filosofía nos ayuda a preparnos ante ella. Yo hablé de mi experiencia y de como Epicuro me ayudó a quitarme ese miedo, dije mas o menos que la muerte había sido uno de mis grandes miedos (y lo sigue siendo) pero leí a Epicuro que decía ¿Para que preocuparnos de la muerte, si cuando estemos muerto no tendremos preocupaciones? Supongo que es un pensamiento mas fino de la negación del problema, pero ayuda.
Luego se habló de los jóvenes y los adultos que "viven a tope" y ya todo se desmadró porque eran demasiados conceptos a definir, ... Hasta el punto de discutir entre algunos de los asistentes con un creyente católico si en la fé hay razón o no.

Tenía mucha prisa y casi levantándonos quise hacer notar a los asistentes que Marco Aurelio está, de una forma simbólica, presente en nuestros días en la moneda de 50 céntimos de euro. El que estaba a mi lado la cogió y dijo que era verdad, y que correspondía a una reproducción de una estatua en Roma. Salí corriendo, me esperaban para el teatro, pero de eso hablaré luego.
Publicar un comentario
Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +