25 enero 2009

¿Realmente es malo sentirse triste?

Hace unas semanas menené en el twitter un artículo llamado Is it really bad to be sad? en el que plantea la utilidad de la tristeza; el artículo gustó mucho, así que traduciré libremente el contenido.

Muchas veces nos hemos sentido tristes, miserables, con ganas de llorar, ect. ¿Es esto malo? En nuestra sociedad, donde la felicidad personal esta sobrevalorad,a y gracias a las drogas, evitamos por cualquier medio sentirla; de esta manera cuando perdemos un trabajo o una pareja recurrimos a los antidepresivos para salir de ese estado de melancolía, sin darnos cuenta que evolutivamente estamos evitando un estado natural y necesario, ya que nos está aviando de que algo esta mal o hemos cometido un error. La tristeza nos abre un camino a la reflexión a revisar nuestros comportamientos y pensamientos, si por el contrario nos evadimos de este estado, posiblemente volvamos a caer en el mismo error y tropezar con la misma piedra una vez más.
Algunos especialistas como Jerome Wakefield, creen que la tristeza tiene un propósito mas allá, nos ayuda a aprender a mejorar como personas.

Otros investigadores hablan de que es es malo tanta felicidad, un estudio demuestra que las personas que puntuan en torno a 8 e una escala de felicidad de 10, tienen mejores resultados profesionales en sus trabajos que aquellos que se acercan mas a 9, aunque éstos sí tienen mejores relaciones sociales. (Perspectives on Psychological Science, vol 2, p 346)
Debemos quitarnos de la cabeza la obligación de ser felices todos los dias a todas las horas y no ir corriendo al especialista para pedir que nos recete algo para estar mas contentos. Porque intentar ser felices siempre es como no querer ver las cosas como son, autoengañarnos.

Cuando leí el libro Un mundo Feliz (Aldous Huxley,) me fascinó la valentía del protagonista al negarse a tomarse la pastilla de soma. Hoy he vuelto a comprobar que sigue en mi librería, merece una reelectura.

1 comentario:

Pau dijo...

Pero la felicidad mola, no me digas que no! Yo pienso que mi estado natural es la euforia. Estoy descontenta cuando no estoy muy feliz. No me gusta. Siento que me falta algo, que no es normal.. hay que trabajar la felicidad, hacer todo posible, hacer cosas que sabemos que nos harán sentir bien, ver lo bueno en todo, hacer un esfuerzo... Creo mucho en la alegría. En las sonrisas. Eso sí, siempre me siento como una mierda cuando me despierto de la siesta. Y tenía los pensamientos que tú describes en tu post. Como, "tiene que haber algo que me haga sentir mejor rápidamente, alguna sustancia..." Y luego pensé, ¡no! ¡si eso es una droga! Y eso no puede ser. En todo caso un chicle sí ayuda. Pero lo he dejado porque no quería engancharme a los chicles.. soy antidroga... pero creo que más o menos he encontrado un mundo feliz, sí.
:)

Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +