05 mayo 2015

Fin de semana de senderismo en Grazalema

Es mi cuarta vez que visito la sierra de Grazalema para hacer senderismo y en tres días se puede hacer buenas rutas con un poco de organización.

Nada más llegar el viernes comenzamos con una ruta pequeña de unos 6 kilómetros, tan fácil es que está llena de familias con incluso niños muy pequeños y también saturada con tramos en el camino que hacen una caravana. Tiene numerosas zonas entre los árboles y río para sentarte, descansar y comer muy al fresco.


Detalle del tramo de senderismo entre El Bosque y Benamahoma
Detalle del tramo de senderismo entre El Bosque y Benamahoma
Al día siguiente, el sábado, la decisión era díficil, porque hay muchas rutas y aunque dicen, porque no las conozco, que las mejores son la ruta del Reloj y la de la Torreón, pensamos en hacer otra porque dos compañeros con los que iba ya la habían realizado, así que optamos por la ruta del Salto del Cabrero. Más o menos con las indicaciones que nos dan el centro de atención al visitante nos desplazamos a Benaocaz y desde allí siguiendo un camino de piedra nos perdemos en la segunda verja hasta llegar a un grupo de excursionistas que estaban haciendo la ruta El ojo del Moro, y como era facilita una vez completada, decidimos dar la vuelta y seguir nuestros pasos hasta preguntar por el camino correcto.

Cruz de mayo en Benaocaz
Cruz de mayo en Benaocaz

Indicaciones rura de senderismo Salto del Cabrero
Indicaciones rura de senderismo Salto del Cabrero
Suerte tuvimos y encontramos un cabrero que nos explica y nos acompaña hasta el punto donde todo el mundo se equivoca, subimos una colina de piedras, llegamos a una explanada de abulagas donde se hacia antiguamente cal y continuamos hacia otra explanada de fina hierva para girar hacia nuestra izquierda y vuelta a las piedras hasta toparnos con el famoso salto del Cabrero donde no echamos una siesta mientras observábamos las aves rapaces como nos miraban con curiosidad; en este caso, no nos encontramos a nadie en el camino, hacía mucha calor, todo era silencio y ruido de pájaros. Un par de compañeros acabaron con una ligera insolación.

Vistas en la ruta "Ojo del Moro"
Vistas en la ruta "Ojo del Moro"
A la vuelta baño en un arroyo y muy a gusto que nos quedamos:
Baño en charca de arroyo ruta Salto del Cabrero
Baño en charca de arroyo ruta Salto del Cabrero

El domingo ya teníamos reservado el Pinsapar, enseñamos el permiso y estuvimos admirando el paisaje tan cambiante hasta adentrarnos en el bosque de estos particulares pinos en peligro de extinción. Mucho olor a madera e incluso ruido de pájaros carpìntero, todo muy verde y sí, en este caso habia excursionistas, pero la mayoría extranjeros, nos encontramos con un grupo de biólogos checos que continuamente estaban haciendo fotos a las plantas y fus flores.

Yo mismo a punto de adentrarme en el bosque del pinsapark
Yo mismo a punto de adentrarme en el bosque del pinsapark
Y sobre las seis ya estábamos de vuelta en el aparcamiento del parque para volver a Sevilla muy satisfechos con los pulmones lleno de aire puro y las piernas también un poco más entrenadas. Más fotos en mi Álbum de Flicr
Publicar un comentario en la entrada
Con la tecnología de Blogger.
  • Bitácora de Nono
  • +